Historia

Es difícil ubicar históricamente el origen de la imagen de la Virgen María que, en la advocación de Nuestra Señora de la Luz, se venera en la ladera de Peña Sagra.

Las propias características de la imagen acrecientan los interrogantes; una talla de alabastro policromado de 22 cm cuyo origen podría estar en Inglaterra, que por material y procedencia es única en Cantabria, frente a la presencia de piezas en otras regiones del Norte de España.

También hay en nuestro país otras representaciones de la Virgen de la Luz, algunos similares entre sí, pero ninguna parecida a la que mora en el Santuario de Peña Sagra.

El inicio del culto a Nuestra Señora de la Luz en Peña Sagra se pierde en las raíces de la historia, si bien existen datos que apuntan a que la procesión a Santo Toribio se realizaba ya en el siglo XV.

Las referencias a la ermita y la actividad en torno al culto a la Virgen de la Luz son numerosas a lo largo de los últimos siglos, conservándose desde 1671 los libros de fábrica del santuario.

En 1960, durante el papado de Juan XXIII, la Santa Sede declara a Nuestra Señora de la Luz patrona de Liébana, respondiendo a la demanda de los fieles y sus autoridades civiles y religiosas.

En 1991, la Santuca es coronada canónicamente en el Monasterio de Santo Toribio Patrona y Reina de Liébana.

En 2012 quedaba constituida, tras ser aprobados sus estatutos, la “Hermandad de la Virgen de la Luz, Patrona de Liébana”.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.